El riego automático, la mejor manera de mantener tu jardín

Los jardines son elementos del entorno, sea particular o público, que permiten embellecer y decorar el domicilio o el lugar donde se instalan, por ello a muchos ciudadanos les gusta contar con un jardín en el espacio de exterior de su hogar. Sin embargo, a veces, no se dispone del tiempo necesario para poder mantenerlo adecuadamente, y para solucionarlo, las empresas especializadas cuentan con servicios de instalación de sistemas de riego automático en los jardines.

Estos sistemas permiten proveer del agua necesaria a los cultivos o jardines de manera automatizada y programada, sin que el cliente tenga que dedicar su tiempo a ello, mediante sistemas de aspersión, goteo o una combinación de ambas técnicas.

Antes que nada, es importante contactar con la empresa especializada para que nos asesore sobre el tipo de sistema que más conviene teniendo en cuenta las características y necesidades del jardín en particular, para poder aprovechar y optimizar los resultados del mismo, así como determinar su ubicación y la cantidad de agua o frecuencia del riego.

Los sistemas de riego automático aportan una serie de ventajas para el cliente y una gran cantidad de beneficios para el estado y la salud del jardín en el que se instale entre las que se encuentran las siguientes.

Estos sistemas tienen una sencilla instalación en la mayoría de terrenos y en los distintos tipos de jardín en que deban ser instalados. Lógicamente, esta debe ser llevada a cabo por u profesional cualificado de la empresa especializada para garantizar que el resultado sea satisfactorio y adecuado y no malmeta el estado del jardín.

Los sistemas de riego automático ofrecen numerosas ventajas

La gran cantidad de sistemas de riego automático que existen permiten que dicho sistema se pueda adaptar de manera eficaz a los diferentes tipos de jardín que existen. Ya sea mediante aspersores, microaspersores, difusores o goteo, la compatibilidad de estos sistemas de riego es total.

El tiempo no es el único ahorro que suponen estos sistemas para el cliente ya que, al gestionar de manera más eficaz el agua usada para el riego, consiguen suponer un ahorro en el consumo de agua de hasta el 30%, siendo una de las ventajas principales de estos sistemas frente a al riego manual.

La capacidad de controlar y programar la frecuencia de riego permite que este se realice siempre en el momento oportuno, a diferencia de un riego manual en el que los imprevistos del día a día pueden hacer que el horario de riego o su frecuencia se resienta, comprometiendo el estado del jardín.

El control y el mantenimiento de estos sistemas de riego automático es sencillo, resultando fáciles e intuitivos de programar y configurar, existiendo la posibilidad de modificar la configuración en todo momento.

Leave A Comment

Translate »
× ¿Cómo puedo ayudarte?